3/3/2021

Conceptos básicos de la ventilación como medida preventiva frente al virus SARS-CoV-2

Esta nueva documentación del INSST, establece una serie de recomendaciones para una buena ventilación de los espacios y evitar la transmisión del COVID-19 por aerosoles en los centros de trabajo. Actualmente, la OMS sostiene que la transmisión de este virus además de por las gotículas respiratorias entre personas en contacto cercano se produce también por aerosoles, es decir, aquellas partículas que pueden permanecer en suspensión en el aire dando lugar a exposiciones a corta o larga distancia.

La exposición dependerá de la concentración y del tiempo y por tanto en espacios cerrados y con una ventilación inadecuada aumentará la concentración de aerosoles, de ahí la importancia de la ventilación como medida preventiva que será complementaria otras medidas de prevención ya conocidas: uso de mascarilla, distancia de seguridad de 1,5 m, higiene de manos, limpiar y desinfectar superficies, reducir el tiempo en espacios cerrados.

La ventilación es el proceso de renovación de aire que se respira en el interior de un local, mediante aire limpio del exterior y que ayuda a diluir los contaminantes, puede conseguirse por medios naturales, mecánicos o combinados:

  • La ventilación natural es aquella que se consigue normalmente abriendo puertas y ventanas, obteniéndose la mayor eficacia con una ventilación natural cruzada. La ventilación mecánica, controla las entradas y las salidas de aire y permite controlar el caudal introducido.

No se recomienda la recirculación de aire en los locales, puesto que esto no reducirá la concentración de bioaerosoles que podrían contener el virus y no se garantizará su dilución.

  • Respecto al caudal que se debe aplicar para ventilar, el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios), clasifica la calidad del aire interior en cuatro categorías según el uso de los edificios, recomendando un caudal de aire exterior de 12,5 l/s por persona en oficinas, museos, aulas…..
  • Un buen indicador de la calidad del aire interior que nos permite ver que las medidas aplicadas son efectivas, es realizar mediciones de nivel de concentración de CO2, estableciendo El RITE como un buen indicador de ventilación eficiente una concentración de 800-1000 ppm.
  • En aquellos locales donde las medidas de ventilación anteriores no sean suficientes, se deba optar por tratamientos del aire que eliminen o reduzcan la concentración de las partículas presentes en el ambiente. Algunas guías recomiendan equipos de filtración autónomos, como los filtros HEPA, certificados por la norma UNE-EN 1822-1:2020, no recomendándose los sistemas de purificación (ionización, ozono, etc.) dado que pueden generar compuestos orgánicos volátiles que pueden llegar a ser tóxicos

Finalmente hay que tener en cuenta que cualquier sistema de ventilación mecánica y de filtración, para ser eficaz y no generar riesgos, debe ser instalado y mantenido de forma adecuada

Pincha aquí descargarse el documento.